Serra de Tramuntana

Candidatura para que la Serra de Tramuntana entre a formar parte del Patrimonio Mundial UNESCO

LA DECLARACION

¿Qué representa para Mallorca y las Islas Baleares la inscripción de la Serra de Tramuntana en la lista del patrimonio mundial?

Supone una apuesta clara y una contribución fundamental para:

1. El equilibrio y ordenamiento de usos del territorio.
2. La gestión sostenible del territorio y de los recursos.
3. La garantía de la calidad de vida.
4. La creación de un nuevo marco para las nuevas generaciones.
5. El incremento de la autoestima y de la cohesión sociales.
6. La protección y revalorización del patrimonio nacional.
7. La mejora de la imagen exterior de Mallorca y de las islas Baleares.
8. La consolidación de un turismo cultural y natural.
9. La coherencia entre imagen y realidad.
10. La buena gestión y el respecto del capital más valioso de Mallorca: su paisaje cultural y natural.

Ámbito de la propuesta

Zona núcleo: 30.745 ha
Zona de amortiguamiento: 78.617 ha (zona terrestre: 52.760 ha / zona marítima: 25.857 ha.).
Superficie total: 109.362 ha.

Desde el punto de vista administrativo, el área formada por la zona núcleo y la zona de amortiguamiento incluye 20 municipios, 1 de los cuales (Deià) se recoge en su totalidad y el resto de manera parcial: Andratx, Alaró, Pollença, Fornalutx, Escorca, Sóller, Mancor de la Vall, Deià, Banyalbufar, Puigpunyent, Estellencs, Esporles, Valldemossa, Bunyola, Palma, Calvià, Santa Maria del Camí, Lloseta, Selva, y Campanet. Esta zona incluye la Serra de Tramuntana en toda su amplitud, además de la isla de Dragonera que constituye la prolongación natural de la Serra de Tramuntana hacia el sur, y fue declarada Parque Natural el 26 de enero de 1995.

La zona núcleo tiene una superficie de 30.745 ha., y constituye el ámbito geográfico en el que los valores del paisaje cultural se manifiestan y se plasman territorialmente con la máxima intensidad. Esta zona acoge fincas de titularidad pública, que ocupan dentro de ella un total de 6.704 hectáreas, lo que supone el 21% del ámbito. En total dicha zona núcleo contiene una población residente calculada en cerca de 8.000 personas, mayoritariamente residentes de los núcleos de población que incluye.

La zona de amortiguamiento tiene una superficie de 52.760 hectáreas y sus límites coinciden a grandes rasgos con los de figuras de protección existentes, establecidos por la Ley balear 1/1991 de Espacios Naturales (LEN): Área de Especial Interés (ANEI) y Área Rural de Interés Paisajístico (ARIP), a las que se suman las llamadas Áreas de Asentamiento en Paisaje de Interés (AAPI).

Los límites de la zona de amortiguamiento se completan con la incorporación de una zona de protección constituida por la franja de mar paralela al borde marítimo de la Serra de Tramuntana, que se extiende perpendicularmente desde la línea de costa hasta una milla náutica (1.852 metros) mar adentro.

Criterios de la inscripción

La propuesta de la Serra de Tramuntana como Patrimonio Mundial, en tanto que paisaje cultural esencialmente evolutivo, se basa en los siguientes criterios UNESCO:

1. (ii) Testimoniar un importante intercambio de valores humanos a lo largo de un periodo de tiempo o dentro de un área cultural del mundo, en el desarrollo de la arquitectura o tecnología, artes monumentales, urbanismo o diseño paisajístico.
2. (iv) Ser un ejemplo eminentemente representativo de un tipo de construcción o de un conjunto arquitectónico o tecnológico, o de paisaje que ilustre uno o varios periodos significativos de la historia humana.
3. (v) Ser un ejemplo destacado de formas tradicionales de asentamiento humano o de utilización de la tierra o del mar, representativas de una cultura (o de varias culturas), o de interacción del hombre con el medio, sobre todo cuando éste se ha vuelto vulnerable debido al impacto provocado por cambios irreversibles.
4. (vi) Estar directa o tangiblemente asociado con eventos o tradiciones vivas, con ideas, o con creencias, con trabajos artísticos y literarios de destacada significación universal.

Justificación del Valor Universal Excepcional

El paisaje cultural de la Serra de Tramuntana es un ejemplo excepcional de paisaje agrícola mediterráneo por su peculiar combinación de los sistemas hidráulicos aplicados al regadío de origen islámico con los sistemas de cultivo del olivo y la vid de origen cristiano, muy condicionados por los escasos recursos que ofrece el medio en la comarca, debido a su clima, a su orografía y al hecho insular. De esta combinación resulta un paisaje modelado por el hombre de manera muy intensa, que atestigua una continuada interacción entre el hombre y la naturaleza a lo largo de los siglos.

Este paisaje se caracteriza por la intensa transformación del medio natural original en base a la construcción de bancales en las laderas para el cultivo del olivo, a la extracción, canalización y conducción del agua para conseguir zonas de huerta y regadío, y a la consolidación de todo un sistema agrícola en una zona montañosa basado en el uso de la piedra en seco y en el manejo inteligente del territorio.

El paisaje de la Serra de Tramuntana es, pues, un fiel reflejo del aislamiento que padeció la isla de Mallorca a lo largo de los siglos, por su lejanía de las tierras continentales y por constituir un territorio de frontera, a medio camino entre África y Europa, sometido a las invasiones procedentes tanto del norte como del sur, que supusieron un intercambio cultural de primer orden. La condición insular, la disposición de la orografía, el clima, el agua como recurso para la subsistencia y como valor estético a través del mar, las herencias culturales islámica y cristiana, la admiración por parte de filósofos, viajeros, pintores, músicos, poetas y escritores, y la riqueza de leyendas, tradiciones y fiestas ligadas al territorio definen la singularidad de este paisaje.

Plan de gestión

El Plan de Gestión del paisaje cultural de la Serra de Tramuntana se ha concebido como un plan estratégico que actúe como coordinador de todas las acciones que actualmente se están llevando a cabo en la Serra de Tramuntana gracias a las diferentes figuras de protección y gestión que ya posee, y de la implantación de aquellas acciones que, a través del proceso de participación, se han detectado como necesarias.

En su elaboración han participado más de 50 entitades sociales y culturales a través de diferentes sesiones de trabajo para lograr un consenso sobre los programas y acciones más prioritarios, así como identificar los agentes necesarios para su correcta implantación. Por tanto, ha sido un Plan llevado a cabo a través de una completa estrategia de participación ciudadana, un factor esencial para conseguir su adecuado desarrollo en un espacio tan complejo como el de la Serra.

El conjunto de acciones que componen este plan de gestión se han estructurado en cinco programas:

1. Comunicación y participación: la primera premisa a la que debe responder el Plan de Gestión es que debe ser consensuado y participado por los agentes principales que conforman el paisaje cultural de la Serra de Tramuntana. De este modo, el programa de comunicación y participación establecerá las medidas necesarias para conseguir una efectiva implicación de la sociedad en la toma de decisiones relativas a la protección y conservación del bien propuesto.

2. Desarrollo económico: es el programa que afecta a las actividades económicas del territorio de la Serra de Tramuntana es decir agricultura, ganadería, artesanía, comercio y turismo. Las acciones de este programa pretenden, fundamentalmente, impulsar cambios y mejoras en los sistemas de cultivo y apoyar actividades alternativas que aporten recursos económicos que puedan redundar de forma directa o indirecta en la protección y recuperación del paisaje, partiendo de la base que en gran parte se trata de un paisaje agrícola.

3. Divulgación: en este programa se incluyen las acciones dedicadas a la educación y la formación, cuestiones relevantes para cambiar actitudes de la sociedad a largo plazo; y la investigación, que aglutina acciones científicas para la mejora del bien.

4. Patrimonio: en este programa se abordan las acciones que afectan directamente a los elementos que representan la singularidad del paisaje cultural de la Serra de Tramuntana. En este sentido, se plantean acciones directas de rehabilitación y conservación del patrimonio cultural y natural, o bien aquellas complementarias que mejorarán el conocimiento de estos bienes, como los inventarios y la cartografía del territorio.

5. Gestión de visitantes: este programa trata de forma específica la gestión de visitantes de la zona, con la finalidad de organizar, regular y contener el impacto de los visitantes y garantizar su conservación.

SERRA DE TRAMUNTANA

¡Ayúdanos a conseguirlo!

Firma

Firmando la candidatura que presentamos, manifiestas tu apoyo para que la Serra de Tramuntana pase a ser Patrimonio de la Humanidad. Todas las adhesiones van a remitirse a la UNESCO como muestra del apoyo popular y no tienen carácter vinculante ni comprometedor con el proyecto. Si deseas más detalles, consulta el apartado «la declaración».

La recogida de firmas puede realizarse a través de esta web. Rellena el formulario y haz clic en el botón «aceptar» y/o también imprime el PDF y cumpliméntalo de forma manual. En cada hoja pueden recogerse 14 firmas. Después deben mandarse digitalizadas por correo electrónico a serradetramuntana@conselldemallorca.net o por correo postal a la

Direcció Insular d’Ordenació del Territori
Departament del Territori
Consell de Mallorca
General Riera, 113
07010 Palma de Mallorca

Por una Serra de Tramuntana declarada Paisaje Cultural

Recogida de firmas en apoyo de la declaración de la Serra de Tramuntana como Patrimonio Mundial de la Unesco Los abajo firmantes, en representación de entidades públicas y privadas de todos los sectores de la sociedad, interesadas en la conservación y gestión del paisaje de la Serra de Tramuntana, o a título personal,
Reconocemos:

• que la Serra de Tramuntana tiene unos valores paisajísticos de carácter cultural únicos en el mundo,
• que el paisaje de la sierra es el resultado de la acción humana a lo largo de los siglos, y que es depositario de la tradición y el conocimiento rural de la isla, y de un importante patrimonio cultural inmaterial,
• que el mantenimiento de los valores de la sierra permanece ligado a la continuidad de las actividades tradicionales,
• que la sierra se ve sometida a presiones e impactos que ponen en peligro la conservación del patrimonio que atesora,
• que la labor silenciosa de miles de agricultores y gestores del territorio por mantener y enriquecer el patrimonio de la sierra no se ha visto, hasta ahora, reconocida ni recompensada,
• que el futuro de la sierra pasa por la complementariedad y compatibilidad de una actividad económica rentable y de la conservación del patrimonio de la sierra,
• que la declaración de Patrimonio Mundial es un reto que debe asumirse desde todos los sectores de la sociedad mallorquina, desde la Administración hasta los propietarios y gestores del territorio, pasando por todas las formas de sociedad civil,
• que para asumir este reto colectivo, es clave la sensibilización, la concienciación y la participación de la ciudadanía y de todos los agentes sociales, y
• que el reconocimiento internacional que significa la declaración de Patrimonio Mundial, acompañada del correspondiente plan de gestión, puede contribuir al mantenimiento de las actividades tradicionales en la sierra y a la conservación de sus valores.

Por todo ello, apoyamos:

La declaración de la Serra de Tramuntana como Patrimonio Mundial de la UNESCO, bajo la figura de Paisaje Cultural, impulsada por el Consell de Mallorca